Bélgica,  Destacados,  Europa,  Hungría,  Noruega,  República Checa,  Suecia

5 Ciudades europeas alternativas que deberías visitar antes de los 30

Comparte este Artículo

Europa es un continente perfecto para viajar. Las distancias son cortas y los vuelos relativamente baratos. Además, el viejo continente tiene ciudades impresionantes, con mucha historia y con culturas muy distintas. ¿Qué más se puede pedir?

Por ello, desde Travelmood te traemos las 5 ciudades europeas que no puedes dejar de visitar. Pero vamos a intentar salir del listado canónico que podrían ser ciudades como Londres, París, Roma, Barcelona…vamos a ir más allá y vamos a presentar ciudades menos conocidas pero con un encanto que no te defraudará. Pero dejémonos de la palabrería y vamos al listado, que es lo que quieres leer.

Budapest: un ambiente único

La capital de Hungría es una de mis ciudades favoritas. Historia, cultura, lugares únicos y precios bajos, cumpliendo todos los deseos de cualquier viajero. Y es que Budapest es una de esas ciudades que no todo el mundo tiene en su lista de preferencias, pero que una vez visitada te hace volver una y mil veces.

Bañada por el Río Danubio, con un Palacio Real y un Parlamento espectaculares, unos puentes preciosos a la luz de la luna y unos bares en ruinas en los que arrancar la noche, Budapest es una de las ciudades que debes visitar lo antes posible.

Además de todo esto hay que sumar la creatividad de la cultura callejera húngara, que le da un toque único a las calles, las termas y lo cómoda y limpia que es Budapest para visitarla simplemente paseando. Todo hace que se logre un cocktail único. No me canso de repetírtelo: planifica ya un viaje con destino Budapest.

Praga: te enamorará

¿Un poco típica, verdad? Sí, aquí no sorprendo mucho. Praga es una ciudad preciosa, a una distancia de unas 5 horas por carretera de Budapest, por lo que puedes plantearte hacer un viaje a ambas ciudades. De hecho, la última vez que estuve en Budapest, tomamos un autobús hasta Praga por unos 15€, por lo que puedes matar dos pájaros de un tiro.

He perdido el foco. Volvamos a hablar de Praga. Como comentaba, la capital de la República Checa es una ciudad encantadora, histórica (medieval casi diría) y con mucho mucho encanto. Praga y Budapest comparten algunas características similares, ambas están bañadas por ríos (en Praga es el Moldava el que baña la ciudad), ambas tienen puentes preciosos y unos palacios reales en los que perderse.

Cuando llegue a Praga, no tenía ninguna expectativa sobre esta ciudad y, la verdad, salí encantado. Lo mejor que puedes hacer es perderte por sus calles, pasear, disfrutar todo lo que la ciudad tiene para ofrecerte. Cruzar el puente de Carlos y subir por toda la ciudad antigua hasta el Palacio Real. La visita y las vistas desde arriba valen realmente la pena.

Y no te quedes sin ver la ciudad desde el río, por ejemplo puedes alquilar un patín de agua y darte un paseo por el río. Totalmente recomendado. Pero creo que ya he hablado bastante de Praga, así que pasemos a la siguiente ciudad.

Estocolmo: acogedora y habitable

Soy un enamorado del norte de Europa, debo confesarlo y gran parte de mi amor se lo lleva Estocolmo. La capital de Suecia es una ciudad con mucho encanto. Estocolmo es una ciudad formada por 14 islas y bañada por el Mar Báltico y el lago Malaren, y en sus puentes y canales reside parte de su encanto. Tal es este encanto que la ciudad ha llegado a ser llamada la Venecia del Norte (y no será la única de esta lista que tiene este sobrenombre).

Pero Samu, ¿por qué te gusta tanto Estocolmo? Siempre digo que Estocolmo sería una ciudad en la que viviría encantado. Es una ciudad limpia, con un estilo de construcción precioso (“similar” al de Barcelona), muy verde y con un casco histórico (Gamla Stan) en el que disfrutar con la vista puesto en todos los edificios antiguos que lo componen acabando en la preciosa plaza Stortorget.

Además, Estocolmo es una ciudad perfecta para moverse en bicicleta, por lo que podrás moverte rápidamente sin necesidad de transporte público. Por último, te recomiendo que te pierdas por uno de los parques más famosos de la ciudad, la isla de Djurgarden. Llévate un bocadillo y piérdete por esta isla. Se te olvidará que estás en una gran capital europea.

Brujas: encantadora y atractiva

Y pasamos de la Venecia del Norte sueca a la belga. Brujas es una ciudad con un encanto único. Con unas construcciones preciosas, casas bajas y con las míticas casas de los gremios, unos edificios preciosos que te harán amar esta pequeña ciudad.


Sus canales y su estilo arquitectónico te enamorarán a simple vista, y ya cuando pruebes algunas de las cervecerías artesanales de la ciudad…probablemente no te quieras mover de Brujas.

Brujas es una ciudad perfecta para hacer una visita de un día o de un par de días y seguir nuestro viaje por Bélgica o por Holanda. Es una ciudad relativamente pequeña, por lo que se puede andar a todas partes y simplemente disfrutar de su historia y de una ciudad muy cuidada y con mucho encanto.

Bergen: la joya del Norte

Llegamos al final del listado…

A Bergen la llamaría la Joya noruega. Puede que muchos viajeros no sepan localizar esta ciudad, pero desde ahora debería estar en tu lista de ciudades a visitar. Bergen está situada en la costa oeste de Noruega y durante muchos años fue la capital del país escandinavo.

Bergen es conocida como la puerta de entrada a los fiordos y, por tanto, es un lugar perfecto para arrancar cualquier viaje por estos paraísos naturales, pero no sin antes perdernos por las calles de esta preciosa ciudad.

¿Y qué hace a Bergen una ciudad realmente especial? Su constitución geográfica, Bergen está rodeada por un total de 7 montañas que confieren unas vistas de la ciudad únicas. Y que también provocan que esta ciudad sea una de las que más días de lluvia tenga durante todo el año. ¿Vas a visitar Bergen? Llévate un paraguas, no te arrepentirás de seguir este consejo.

Si visitas Bergen, además de darte una vuelta por el Brygga (la zona del puerto), una de las zonas más encantadoras de la ciudad, tienes que subir al monte Fløyen donde podrás divisar toda la ciudad con unas vistas únicas. Si no estás muy cansado, te recomiendo subir a esta montaña andando, es una caminata no muy dura y disfrutas de unas vistas únicas durante todo el camino. También puedes subir con el tren de cremallera.

Por supuesto, si visitas Bergen no te vayas de la ciudad sin visitar los fiordos noruegos, me lo agradecerás eternamente.

 

¿Qué te parece nuestro listado? ¿Añadirías alguna ciudad europea a nuestra lista de ciudades europeas poco conocidas que deberías visitar? Déjanos tu opinión en los comentarios.

 

Comparte este Artículo

Deja un comentario